Proceso

INMERMEK tiene la capacidad de galvanizar materiales de peso y tamaños muy diversos. La paila tiene 11 metros de longitud, 2 metros de ancho y 2.5 metros de profundidad. Generando un promedio aproximado de producción de 50 toneladas diarias, ofreciendo tiempos de entrega atractivos.

Durante el procedimiento de galvanización es importante respetar las normas requeridas y seguridad de quien lo trabaja, como se muestra a continuación.

Las piezas con algún resto de grasa o aceite se somete a desengrase en soluciones alcalinas o agentes desengrasantes ácidos. Después las piezas se enjuagan en un baño de agua para evitar el arrastre de soluciones de desengrase a la etapa siguiente.

El decapado sirve para eliminar el óxido para así obtener una superficie de acero químicamente limpia. Se realiza normalmente con ácido clorhídrico diluido. El tiempo del decapado depende del grado de oxidación superficial de la pieza y la concentración de la solución de ácido.

El fluxado o tratamiento con sales (mezcla de cloruro de zinc y cloruro amónico), tiene por objeto eliminar cualquier residuo de impureza y así producir una limpieza intensa de la superficie metálica.

Las piezas se sumergen a un baño de zinc fundido a una temperatura de 450°C y el tiempo que se debe sumergir la pieza depende de distintos factores como lo son: composición del acero, temperatura de la paila y espesor del acero. El resultado del galvanizado son diferentes capas de aleación zinc-hierro de distinta composición.

Después del galvanizado las piezas se deben de enfriar y posteriormente realizar un acabado para eliminar rebaba, gotas punzantes y adherencia superficial. Por ultimo se realiza una inspección que debe de cumplir con la norma estipulada.

Contáctanos para obtener mas información